La Resurrección del Señor

Fiestas de los santos – Espiritualidad digital

Nihil sine Petro

Cuando san León Magno intervino en el Concilio de Calcedonia, todos los participantes en aquella asamblea gritaron a una: «Pedro ha hablado por boca de León».

Si Cristo se ha perpetuado en la Historia a través de su cuerpo místico, que es la Iglesia, también Pedro, a su manera, se ha perpetuado a través de la institución divina del papado. El Papa, sea quien sea, es Pedro. No del modo en que el cristiano es Cristo, desde luego, pero sí porque ha heredado aquel carisma con que Cristo bendijo a Simón. Se puede decir que, a través del Papa, Pedro sigue hablando en el siglo XXI.

En Pedro –en el Papa–, la Iglesia mira a Cristo y le dice: Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo. En Pedro la Iglesia recibe la gracia del Padre, que está por encima de la carne y de la sangre. Desde Pedro, esa gracia se derrama, a través de los ministros, hasta el último bautizado.

Rezar por Pedro –por el Papa– es rezar por nosotros, porque todos recibimos la gracia santificante a través del cuerpo místico. Y, en ese cuerpo, Pedro es el primer eslabón, el «dulce Cristo en la tierra».

(2202)

Reza, y déjate comer

Cuando envió a aquellos setenta y dos discípulos a predicar, Jesús podría haberles dicho: «Os envío como conquistadores de almas, como soldados del ejército de Dios». Todo ello hubiera sido cierto. Pero la imagen que empleó el Señor es, a primera vista, desconcertante: Os envío como corderos en medio de lobos.

Es preciso mirar a la Cruz para entenderlo. La figura del cordero en medio de lobos expresa a la perfección el sacrificio de Cristo, prolongado en el apóstol. Porque el cordero, que era sacrificado por Israel en la noche de Pascua, estaba totalmente entregado a Dios y era totalmente consumido por el pueblo.

El envío de aquellos setenta y dos es, también, el vuestro. Estáis llamados a ser conquistadores de almas, pescadores de hombres. Pero no realizaréis esta misión con la fuerza, ni tampoco con vuestras dotes de persuasión. La llevaréis a cabo, como Cristo, desde la Cruz: entregando vuestras vidas a Dios en sacrificio de obediencia, y dejándoos comer por los hombres con la mansedumbre del cordero.

Es sencillo, aunque sea difícil: ama a Dios, y déjate comer. Reza hasta que se te derrita el corazón en el pecho. Después, deja que los demás se vivan tu vida.

(2601)

“Evangelio

Caerse del caballo y subir a la Cruz

Vivimos tiempos extraños. La búsqueda de la verdad ha sido reemplazada por la afición a lo impactante. Lo que no conmueve no existe, y lo ordinario aburre. Vamos mal, porque, como sucede con las adicciones, cada vez necesitamos un impacto mayor para conmovernos. En ambientes «piadosos» sucede lo mismo. Gustan las conversiones escalofriantes: Trabajaba en un prostíbulo, y ahora es religiosa de clausura. Practicaba abortos, y ahora reza tres rosarios al día. Traficaba con droga, y ahora es monje camaldulense. Quienes hemos ido a misa desde pequeñitos y no hemos descendido nunca a las alcantarillas de la perversión somos un aburrimiento.

Pero, tras el impacto, está todo por hacer. La santificación es obra de toda una vida. Convertirse es como enamorarse: no tiene mérito, te viene como una ola y te tumba. Pero después hay que entregar la vida al ser amado, y eso conlleva esfuerzo y sacrificio. He visto conversiones frustradas. Les gustaba llorar en la oración, pero no quisieron subir a la Cruz.

Id al mundo entero y proclamad el evangelio. La grandeza de Pablo está en que, tras caer del caballo, entregó su vida al apostolado. Por eso celebramos su conversión: porque fue sellada con el martirio.

(2501)

“Evangelio

¿Y no nos escandaliza?

Nos hemos acostumbrado, ya no nos escandaliza. Tanto peor para nosotros, hemos perdido la sensibilidad necesaria para temblar de asombro. Deberíamos volver atrás, al primer anuncio, y recuperar el escándalo. Porque toda la liturgia de hoy parece escrita para romper esquemas. La oración de después de la comunión anuncia «la fiesta de quienes, incapaces todavía de confesar de palabra a tu Hijo, han sido coronados con la gracia celestial».

¿Cómo es posible que, ante una masacre que tiñó de sangre las cunas de cientos de niños, ante el llanto de Raquel, que llora a sus hijos, y rehúsa el consuelo porque ya no viven, la Iglesia se alegre y haga fiesta en este día? Semejante atrevimiento pide a gritos una explicación.

Y ésta es la buena noticia: Ha venido la Luz al mundo, las tinieblas se han poblado de claridad, la muerte se ha convertido en camino hacia la Vida. Si el Hijo de Dios ha bajado a la tierra, a través de Él sube el hombre al cielo. Hemos salvado la vida, como un pájaro, de la trampa del cazador (Sal 124, 7). Hoy Raquel sabe que sus hijos viven, hoy cesa su llanto y debería cesar el nuestro.

(2812)

“Evangelio

Necesitamos los belenes

¡Qué sería de nuestra Navidad sin los belenes! Los ojos necesitan posarse en esas figuras para que, a través de ellas, el alma acoja, por la fe, la buena noticia que proclaman.

Siglos atrás, Moisés rogó a Yahweh que le mostrara su rostro. Y Yahweh le respondió que su rostro no lo podría ver. El profeta se dio la vuelta mientras Dios pasaba, y, al volverse, apenas alcanzó a ver su espalda.

Hoy, Juan nos anuncia la vida eterna que estaba junto al Padre y se nos manifestó (Jn 1, 2). ¿Sabes lo que eso significa? ¡Que Dios se ha girado hacia nosotros, se ha dado la vuelta y nos ha mostrado su rostro! El propio apóstol vio, en la santa faz del Redentor, el rostro de Dios. Pero, antes, lo vieron María y José en Belén.

¡Dichosos ojos nuestros, que podrán contemplar un día la belleza del más hermoso de los hijos de Adán! Hasta que ese día llegue, necesitamos los belenes, los crucifijos y, sobre todo, el blanco inmaculado de la Hostia. Clavando en ellos la mirada, entra en el alma la luz.

Entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.

(2712)

“Evangelio

Demasiado bonito, completamente cierto

Conversaba hace pocos días con un amigo que se declara ateo. «Sugestión, sugestión, sugestión. Estáis sugestionados con una historia bonita, y os la creéis». Desde luego, la historia es bonita. Que Dios, para salvar al hombre, se haya encarnado en un niño y camine con nosotros es la historia más hermosa que cabe imaginar. Pero la Navidad no brilla porque es hermosa, sino porque es cierta. Sé que nos cuesta creerlo, es todo demasiado bonito para ser verdad. Pregunté a mi amigo: «¿Crees que alguien se dejaría matar por mantener una sugestión, una paranoia?». Y no debió pensar mucho la respuesta, porque sonó como un escopetazo: «¡No! Con un cuchillo al cuello se te pasan todas las paranoias».

El hermano entregará al hermano a la muerte, el padre al hijo; se rebelarán los hijos contra sus padres y los matarán. La verdad del anuncio navideño está sellada con sangre. Cientos de miles de personas, durante dos mil años, se han dejado matar para confesar que ese Amor manifestado en Belén y consumado en el Gólgota no sólo es bonito, sino que es cierto.

Mira el Belén. No te está contando un cuento, te está anunciando la verdad. Cree, y alégrate.

(2612)

La primera lección

Así estaban Pedro y Andrés, echando la red en el mar, pues eran pescadores. Hay todo un mundo tras esas palabras: Noches de pesca, mañanas de sueño, negocios con comerciantes, tardes de familia, celebraciones de sábado, visitas a la sinagoga, cansancios, enfermedades, ilusiones… En ese mundo habían nacido, en él vivían, y en él esperaban morir.

Hasta que, un día, Jesús irrumpió: Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres. La primera lección, por adelantado y antes de pagar la matrícula. Ellos mismos acababan de ser pescados. Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

Repentinamente, el horizonte de aquellos hermanos se rasgó, como se rasga el mar cuando a un pez lo sacan del agua. Y se vieron conducidos por un Amor maravilloso a espacios abiertos, inabarcables, como habitantes de la eternidad. Todo cuanto hasta entonces era importante –la pesca, el dinero, la familia– quedó atrás, y ya sólo les importaba Cristo. Nunca se habían sentido tan libres.

Confía en lo que te voy a decir: Sé que tu mundo es confortable y, en buena medida, manejable. Pero sólo conocerás la verdadera libertad cuando te hayas dejado pescar por Cristo. Esa primera lección te cambiará la vida.

(3011)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad