La Resurrección del Señor

9 julio, 2024 – Espiritualidad digital

Cuando todo sucede al revés

Aquel pobre hombre que presentaron a Jesús había sido poseído por un demonio que le había sellado los labios. Quizá no fue culpa suya, le hubiera gustado hablar, pero no podía. Se trataba de un enfermo, no de un hombre perverso. Y Jesús, compadecido de su enfermedad, lo sanó: Después de echar al demonio, el mudo habló.

No es lo peor. Peor es cuando todo sucede al revés: El hombre decide callar, y con su silencio abre al demonio las puertas de su alma.

El peor demonio mudo no es el que te invade por sorpresa, sino aquél a quien invitas tú a entrar con tu silencio. «Esto mejor no lo cuento en la dirección espiritual, no me van a entender». «No hablaré de Dios a estas personas, se burlarán de mí y me “cancelarán”». «No corregiré con cariño a este hermano que está haciendo las cosas mal, no vaya a ser que se vuelva contra mí; allá él».

Podría presentar mil ejemplos más, pero se me acaba el espacio. Lo que debes saber es que, en estos casos, no necesitas un exorcismo. Si todo comenzó al revés, todo debe terminar al revés: «Después de hablar, el demonio se marchó».

(TOP14M)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad