La Resurrección del Señor

Fiestas de la Virgen – Espiritualidad digital

Las dos señales

Retomamos el Tiempo Ordinario. Y, con esta memoria de Santa María, Madre de la Iglesia, la liturgia nos marca el camino, y nos sitúa ante las dos referencias que no debemos perder jamás de vista en nuestra marcha hacia el cielo:

Junto a la cruz de Jesús… El Crucifijo es, para el caminante, como la brújula que apunta al Norte. Tened siempre un crucifijo cerca; a mí me gusta llevarlo en el bolsillo y, muchas veces al día, acariciarlo con la mano o agarrarlo fuerte, como quien se apoya en el mejor báculo. Tenedlo también en casa, y miradlo con amor cuantas veces podáis. Que mirando se enamora el hombre.

Mujer, ahí tienes a tu hijo… Ahí tienes a tu madre. La Virgen santísima es la mejor compañera de camino. Ella hace dulces las dificultades y suaves las cargas. Ella enjuga nuestras lágrimas y comparte nuestras alegrías. Ella dirige constantemente nuestra mirada a su Hijo, sobre todo cuando, al rezar el santo rosario, junto a ella contemplamos los misterios de la vida de Cristo.

El sacrificio de la Cruz, renovado cada día en el altar, y la Virgen santísima. No pierdas de vista esas dos señales, y llegarás al cielo.

(MMI)

Historia de un beso

No sabemos cuándo tuvo lugar aquel encuentro misterioso entre la Virgen y Gabriel. Lo que sabemos es que, en ese día sagrado, cielo y tierra se tocaron en secreto. Dios y el hombre se palparon mutuamente en el seno de la Virgen. Porque allí tomó carne la divinidad, y esa carne de Dios entró en contacto con la carne de la mujer de quien fue tomada.

Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.

Ese contacto íntimo, amoroso y secreto, ese «piel con piel», «carne con carne», durará treinta y tres años, durante los cuales Dios abraza, besa, impone las manos, toca la carne enferma de los leprosos y el cadáver de los muertos, acaricia el rostro de los niños y besa las mejillas del traidor. Porque, realmente, cuando el Verbo tomó carne en el seno de la Virgen comenzó un beso, un beso de Amor, de muerte y de vida, un beso terrible, el sello de una alianza nueva que llegará a su consumación con un terremoto en el Gólgota.

Que me perdone mi admirado Garci si le robo el título, pero aquel día sagrado comenzó la historia de un beso.

(2503)

“La

Lo que sólo la fe permite ver

Lo que los hombres vieron aquel día:

La Ley de Moisés preceptuaba que el sacerdote entregase a Dios al primogénito, mientras ofrecía en su lugar, como rescate, la sangre de un par de tórtolas o dos pichones. Se trataba de un aplazamiento, simplemente. El primogénito le pertenecía a Dios y, tarde o temprano, su propia muerte sería la consumación del sacrificio. Así, según costumbre, ofreció el sacerdote de la antigua alianza al Hijo de María.

Lo que los hombres no vieron aquel día:

Simeón y Ana, como hoy nosotros al inicio de la Misa, recibieron en el templo a Jesús con las candelas encendidas de dos corazones iluminados por la fe. Y entró en el templo, por vez primera, el propio Dios a quien estaba consagrado. La gloria de Yahweh llenó el santuario, como en otro tiempo llenaba la nube la tienda de Moisés. El verdadero sacerdote, durante esta ceremonia, no fue el levita que tomó en sus manos al Niño, sino el propio Niño. Y la sangre de aquellos animales fue prenda de otra sangre, la que ese Niño ofrecería por cada uno de nosotros. No fue el Hijo de María el rescatado. Los rescatados fuimos tú y yo.

(0202)

Las generosas entrañas

Santo Tomás de Aquino era muy listo y muy gordo. Nadie escribió, ni ha escrito después de él, con esa clarividencia a la hora de desentrañar los misterios de la Fe. Pero, al final de su vida, tuvo un momento de luz que le derritió el corazón. Entonces compuso los himnos a la Eucaristía que todos conocemos: el «Pangue Lingua», el «Ave Verum»… Y, en ellos, es incapaz de separar la carne eucarística de Cristo de la carne virginal de su madre. «Ave, verum corpus natum de Maria Virgine», «Fructus ventris generosi»…

Si el primer Adán fue formado de barro de la tierra y animado con el soplo del Espíritu, el segundo Adán fue engendrado cuando ese mismo Espíritu descendió a la carne de la Virgen. Al no concurrir semilla de hombre alguno, todos los rasgos genéticos de Jesús de Nazaret eran los mismos de su madre. El rostro de Cristo es muy similar al de María.

Miradlo en la sagrada Hostia; allí está el cuerpo nacido de María. Cuando comulgamos ese cuerpo y nos unimos a Él, nos encontramos tendidos en el pesebre, arropados y protegidos por la madre de Dios.

Hoy es un gran día para decir: «Mamá».

(0101)

“Evangelio

La esclava del Señor

guapísimaSanta Teresa escribió una de las más hermosas declaraciones de amor a Dios: «Vuestra soy, para Vos nací. ¿Qué mandáis hacer de mí?». Pero esas palabras eran eco de otras, brotadas de labios de la Virgen: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.

¿Cuál es la historia de esa frase pronunciada por María? ¿Cómo se gestó en su inmaculado corazón? La mayor parte se nos escapa, porque la huella viscosa del pecado enturbia nuestra alma y la impide conocer con claridad el Amor de Dios. Poco a poco, la vida espiritual va limpiando esa huella y, conforme desaparece, el corazón atisba la dulzura de ese Amor. Entonces nos vamos llenando de cielo.

La Virgen, sin embargo, al ser inmaculada, percibió desde muy niña esa ternura y predilección de Dios por ella. Supo que el Altísimo la quería para Él, y ella se rindió, se entregó libremente. Tomó su vida en sus manos y se la entregó a Dios.

La esclava del Señor significa: «Te pertenezco, me has robado el corazón». Significa: «No debo hacer, sino ser dócil, dejarme hacer, obedecer». Significa: «Yo soy pequeña, pero tu palabra es poderosa, y hará obras grandes en mí».

(0812)

La que quiso amar como era amada

La fiesta de hoy tiene su origen en una escena del protoevangelio de Santiago, un evangelio apócrifo del siglo II muy querido por la Iglesia. Allí se cuenta que María, con tres años de edad, subió las gradas del templo de Jerusalén y se consagró a Dios.

¿Es histórico el relato? No necesariamente. Pero nos ayuda a entender las palabras de la Virgen al arcángel cuando supo que iba a ser la madre del Mesías: ¿Cómo será esto, pues no conozco varón? (Lc 1, 34). Ya sabéis que, en la Escritura, el «conocimiento» entre el varón y la mujer va referido a la relación carnal. Y que, según eso, la Virgen estaba manifestando un propósito, un voto de virginidad insólito en el Israel de aquellos tiempos, porque la virginidad, asociada a la esterilidad, se consideraba maldición para la mujer.

Y aquí es donde viene en nuestra ayuda el protoevangelio de Santiago. Esa escena, sea histórica o no, nos dice que María experimentó, desde muy niña, el Amor de Dios como un amor esponsal y celoso, y decidió entregarse a Él en cuerpo y alma. Así aprendemos que sólo amaremos a Dios perdidamente si conocemos primero cómo nos ha amado Él.

(2111)

Apóyate en mí

¡Qué preciosa alabanza, la que brotó de aquella mujer de entre el gentío!: Bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te criaron. Es todo un canto a la Encarnación del Verbo y a la maternidad divina de María. Bendito vientre, benditos pechos, porque de ese cuerpo tomó cuerpo el Verbo divino. La carne que comulgamos cada día ha salido de ese vientre.

Y hoy, fiesta de la Virgen del Pilar, la contemplamos como la contempló el apóstol Santiago: subida a la columna, apoyada en la Roca. Esa pequeña imagen venerada en Zaragoza nos habla de la Virgen como la mujer fuerte a la que ensalzan las Escrituras. Su fuerza no viene de ella misma, sino del hecho de estar apoyada en Dios. Ella, María, es la casa edificada sobre la Roca.

Le dice al apóstol, y nos dice a nosotros, con su presencia sobre el Pilar: «No temas, apóyate en mí, que yo estoy firmemente apoyada en Él. Si te apoyas en mí, no caerás».

Un rosario, una mirada cariñosa a una imagen de la Señora, una jaculatoria tomada de las letanías lauretanas, el Ángelus rezado con pausa a mediodía, tres avemarías antes de dormir… ¡Bien apoyado!

(1210)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad