Evangelio 2022

Espiritualidad digital – Página 3 – Brevísima homilía diaria, por José-Fernando Rey Ballesteros

ESPIRITUALIDAD DIGITAL

Un Dios muy familiar

Lo escuché decir una vez, no recuerdo a quién. Me pareció una afirmación arriesgada, pero muy sugerente. No somos monoteístas. El monoteísmo (esto va de mi cosecha) es triste. Un solo Dios, así, a secas, es un Dios solo. Y es, también, un Dios lejano, que habita en lo alto del cielo y a quien el hombre, apenas de puntillas y estirando los brazos sobre un monte, puede soñar con acercarse. ¿Cómo sabrás que te escucha? Por otro lado, si Dios reúne todas las perfecciones, y Él mismo afirma que no es bueno que el hombre esté solo, ¿no será perfección un Dios-compañía?

Tampoco somos politeístas. La fe cristiana es trinitaria. Un solo Dios verdadero, pero tres personas distintas que dialogan, se aman y se conocen con divina perfección.

Él me glorificará, porque recibirá de lo mío y os lo anunciará. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que recibirá y tomará de lo mío y os lo anunciará. ¡Delicioso! Ese diálogo fecundo entre las tres personas divinas resplandece, se expande y se comunica al hombre en la entrega del Verbo y la efusión del Espíritu. Un Dios-familia nos ha hecho familia de Dios.

(SSTRC)

Síes y noes

La política ha puesto de moda en España el «sólo sí es sí», y el «no es no». Por desgracia, más les hubiera valido a algunos decir «no» donde dijeron «sí» y decir «sí» donde dijeron no. En ocasiones, no hay nada más sensato que un «donde dije “digo” digo “Diego”».

Que vuestro hablar sea sí, sí, no, no. Lo que pasa de ahí viene del Maligno. No quiere decir Jesús que no rectifiquemos si nos equivocamos. Recordad la parábola de los dos hijos llamados a la viña, y cómo elogió a quien transformó su «no» en un «sí». Pero a un hombre debe bastarle su palabra; el juramento es un acto grave, en el que se pone a Dios por testigo, y sólo en muy contadas ocasiones debemos acudir a él. Cuando lo hagamos, deberíamos saber que ponemos en nuestros labios la salvación de nuestras almas. Mejor andar con cuidado.

Hay síes por los que vale la pena morir: el que otorgasteis el día de vuestra boda, el que yo pronuncié el día de mi ordenación sacerdotal, el que entregamos al renovar, en la Confirmación, las promesas de nuestro bautismo… Por esos síes vale la pena gritar muchos noes.

(TOP10S)

Fidelidad

matrimonio cristianoHoy día, apenas se habla de «adulterio». Tenemos nombres más políticamente correctos para eso: «rehacer la vida», «sexo fluido», «un nuevo amor»… En la Biblia, sin embargo, la palabra «adulterio» tiene connotaciones terribles. Puesto que Israel es considerada «novia» y «esposa» de Yahweh, todo pecado supone una forma de adulterio; el pueblo traiciona a su Dios y se desposa con dioses extranjeros o, en el peor de los casos, con los demonios. Quienes escucharon a Jesús hablar del adulterio debieron estremecerse por dentro.

Si uno repudia a su mujer la induce a cometer adulterio, y el que se casa con la repudiada comete adulterio.

Según estas palabras, la ruptura de la alianza matrimonial suponía, también, una ruptura de la alianza establecida entre Dios y su pueblo.

Démosle la vuelta, porque lo contrario de adulterio es fidelidad. Fidelidad supone mantenerse unido a Aquél a quien hemos entregado la vida, a quien todo le debemos, a quien más nos ama. Y, entonces, las palabras de Jesús adquieren un nuevo sentido: ser fiel al cónyuge es ser fiel a Dios; perdonar al cónyuge supone ser perdonado por Dios. Tu marido, tu mujer, es la mano tendida de Cristo que te pide la vida.

(TOP10V)

¿Por qué el sacerdote es varón?

sacerdoteCuando, en el principio, Dios creó al hombre, lo creó varón y mujer, reflejando en ellos el diálogo amoroso y eterno que Padre e Hijo mantienen en el Espíritu. Ese diálogo amoroso marca la Historia y la condición humana misma. Adán y Eva, Yahweh e Israel, Cristo y María, Cristo y la Iglesia, el sacerdote y el pueblo… Esposo y Esposa.

Quienes hoy quieren eliminar la distinción entre varón y mujer lo hacen movidos por el deseo de reducir la naturaleza humana a una masa amorfa que puedan modelar según las ideologías del momento. Sus eslóganes son como una motosierra que arrasara el jardín de Dios, talando árboles, segando flores y plantas, y convirtiéndolo en un solar sobre el que edificar templos a sus baales. Una vez arrasado el jardín, lanzan su grito: «¿Por qué no hay sacerdotes mujeres?».

Por lo mismo por lo que no hay varones madres. El sacerdote es varón, como Cristo, porque es esposo, y lo es con todo su ser. Y la Iglesia es, como la Virgen, esposa. Y en torno a ese diálogo amoroso entre el Esposo y la Esposa surge la vida. Lo demás es muerte y esterilidad, aunque la proclamen a gritos.

(XTOSESC)

El Sermón de la alegría

El Sermón de la Montaña es, también, el sermón de la alegría. ¡Cómo no va a serlo, si comienza con las bienaventuranzas!

No creáis que he venido a abolir la Ley y los Profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. Si la Ley era el mandato cariñoso de un Padre, el amor es el gozo de un hijo que entrega su vida porque quiere y porque ama. Los hombres tienen que ver que nuestro cristianismo nos hace disfrutar de la vida y padecer con paz en las tribulaciones.

Tú tienes pensado asistir el domingo a misa por la tarde, y después de comer un amigo te invita al fútbol. Si le respondes: «¡Qué rabia! Me encantaría acompañarte, pero no he ido a misa todavía y tengo que ir esta tarde», tu amigo va a pensar que tu cristianismo es una forma de amargarte la tarde del domingo. Pero si le dices: «Gracias por la invitación, pero esta tarde prefiero ir a misa», tu amigo, que sabe que el fútbol te encanta, pensará que has encontrado en la Misa algo aún mejor que el fútbol. Y quizá, asombrado por la alegría con que has renunciado al partido, recapacite.

(TOP10X)

El apostolado es la vida

¡Qué inmensa responsabilidad, la de quien recibe la antorcha! ¡Qué necio sería si pensara que hace una buena obra por prestar a sus hermanos unas horas de luz, cuando les debe la vida entera! ¡Cómo no ha entendido que quien puso en sus manos la antorcha le arrebató la vida, y lo convirtió en siervo de los demás!

Me dices: «Hoy he hecho apostolado. He tomado café con un amigo y he aprovechado para hablarle sobre la confesión». Después hiciste la compra, antes hiciste la cama y la habitación, por la tarde hiciste tu trabajo y por la noche hiciste tiempo antes de acostarte viendo una serie de Netflix.

Vosotros sois la luz del mundo. ¿No lo entiendes? ¿No ves que el apostolado no es algo que haces, sino algo que eres? Eres apóstol, y tu vida entera debe ser apostolado. Si sólo te acercas a quienes no creen para tomar un café y asestarles una charla, eres un pesado. Si vives entre ellos, oras por ellos, los amas como los ama Cristo, les anuncias su nombre y por ellos entregas la vida, eres apóstol. Y lo eres mientras haces tu trabajo, haces la cama, haces tiempo o tomas café.

(TOP10M)

Bañado en agua y sangre

«La gracia está en el fondo de la pena, y la salud naciendo de la herida», dice el himno.

Inclinando la cabeza, entregó el espíritu… Uno de los soldados, con la lanza, le traspasó el costado, y al punto salió sangre y agua.

La Iglesia nace del costado de Cristo como nació Eva del costado de Adán. Nos lo recuerdan el agua y la sangre que se dan cita en el nacimiento de cualquier niño. Pero aquella agua sacratísima, y aquella sangre redentora, fueron recogidas por María.

Mujer, ahí tienes a tu hijo… Ahí tienes a tu madre. Miradla en la Piedad, abrazada al cuerpo desnudo de su Hijo. Así, desnudo, lo tuvo en sus brazos en Belén. Pero entonces no hubo sangre ni agua. Ahora ese cuerpo está abierto, bañado en agua y sangre como el bebé recién nacido. Y en ese cuerpo, como miembros suyos, estamos nosotros, recién nacidos a la gracia como hijos de Dios y de María. Si en Belén dio a luz sin dolor, con grandes dolores nos ha alumbrado en el Calvario. Pero del sufrimiento del parto nace la alegría y, con esa alegría, quienes llamamos a Dios «Papá» llamamos a la Virgen «Mamá».

(MMI)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad