Evangelio 2022

Viernes de la 1ª semana de Cuaresma – Espiritualidad digital

Haz las paces

No necesitaríamos la Cuaresma si no estuviéramos enfrentados. Nuestras culpas nos han enemistado con Dios y con los hombres, y necesitamos reconciliarnos. La Cuaresma se inventó para «hacer las paces» o, mejor, para «hacer la paz».

Si cuando vas a presentar tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano… Con el que te pone pleito procura arreglarte enseguida, mientras vais todavía de camino, no sea que te entregue al juez y el juez al alguacil, y te metan en la cárcel. Una primera pregunta que te tendrás que hacer, a modo de examen de conciencia, es: «¿Quién me pone pleito? ¿Quién tiene quejas contra mí?». Y una respuesta que no te aconsejo es: «Es culpa suya». Así no arreglarás nada.

Ya sé que acudes regularmente al confesonario, y le pides perdón a Dios de tus pecados. Pero ¿cuántas veces pides perdón a los hombres? ¿No sería un buen momento esta Cuaresma para que pidas perdón a tu cónyuge, o a tus hijos, o a tus amigos, o a tus compañeros de trabajo?

Anda, haz las paces.

(TC01V)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad