Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

Sábado de la 2ª semana de Cuaresma – Espiritualidad digital

Tocando fondo

Lo llaman «tocar fondo», aunque, en ocasiones, hay quienes deciden escarbar y sepultarse aún más. Sucede cuando uno, queriendo ser dios para sí mismo, y obedeciendo sólo a sus impulsos, se precipita vertiginosamente hacia el abismo, y, finalmente, se estrella contra el suelo y despierta cubierto de inmundicia.

Fue entonces y se contrató con uno de los ciudadanos de aquel país que lo mandó a sus campos a apacentar cerdos. Deseaba saciarse de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba nada.

De cuando en cuando, Dios pide a los puercos que les nieguen sus algarrobas a los hombres, para que los hombres se den cuenta de lo bajo que han caído. Te falla la salud, tu dinero no sirve para nada, y los amigos ni siquiera te consuelan.

No es tiempo de que maldigas a Dios. Es, más bien, tiempo de que te preguntes por qué lo abandonaste. Si no te hubieras marchado de su casa, le tendrías a Él, y, por las algarrobas que te niegan los cerdos, Él te daría pan y agua vivos que saciarían tu hambre y tu sed más profundas.

¿No te das cuenta de que es tiempo de volver a Dios?

(TC02S)