Libros del autor

Martes de la 3ª semana de Cuaresma – Espiritualidad digital

Debería bastarnos con saber

Procuramos, durante la Cuaresma, examinar nuestra conciencia con más detenimiento, a fin de obtener un dolor más sincero de nuestras culpas y un propósito de conversión más firme. Pero nuestro examen va a ser siempre limitado. Si Dios nos hiciera conocer el horror que encierra un solo pecado venial, moriríamos de dolor y de espanto. ¡Qué no decir del pecado mortal! Si, por un momento, nos diéramos cuenta de lo que supone una ofensa al Amor infinito de Dios y a su ternura con nosotros; si contempláramos los estragos que produce un pecado en ese templo hermosísimo y sagrado que es el alma… ¡Qué sería de nosotros! Desde luego, no volveríamos a pecar. Pero quizá tampoco siguiéramos vivos. Nos basta con saber –¡y sabemos! –; lo de ver, ya lo irá suministrando Dios en la medida de nuestras fuerzas.

Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo rogaste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?

 Quien sabe que Dios le ha perdonado tantos pecados, tantos horrores, no debería jamás negar su perdón a nadie. Cuenta las absoluciones que has recibido; yo las cuento por miles. ¿No es suficiente para que perdonemos?

(TC03M)