Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

Lunes de la 5ª semana de Cuaresma – Espiritualidad digital

Por un puñado de piedras

Perdón por la irreverencia, pero no puedo evitar que Jesús, en el pasaje de la pecadora perdonada, me recuerde a Clint Eastwood en una de esas películas de Leone. ¡Qué le voy a hacer!

Alborotados, los escribas arrastran a la pecadora. Gritan, exigen una sentencia cómplice con su intolerancia… Y Jesús calla, se inclina, escribe en el suelo… ¡Sólo le falta el cigarro, no me lo neguéis! (con perdón, ¿eh?).  Ellos gritan más, calla Jesús, suena Morricone… Y Jesús, lentamente, se levanta: El que esté sin pecado, que tire la primera piedra.  Se marchan, avergonzados. Jesús ha ganado el duelo sin apenas desenfundar.

Jesús y la mujer, solos, callados, se miran. Ella, en el suelo; Jesús de pie. Morricone de nuevo. – Mujer, ¿dónde están tus acusadores?; ¿ninguno te ha condenado? – Ninguno, Señor. – Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más. Se marcha Jesús…

Perdona, Señor. He visto tus lágrimas; sé lo sensible y dulce que eres en tantas ocasiones. Pero conmigo eres como fuiste con esta mujer. Recibo más amor de tus silencios que de tus lágrimas. Y confieso que me encanta. Quizá por eso me gustan Eastwood, Leone y Morricone. ¡Pecador (y fumador) que es uno!

(TC05L)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad