Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

Jueves de la 7ª semana de Pascua – Espiritualidad digital

Respuesta de una mujer celosa

Una mujer criada, desde niña, en el ateísmo, me escribió: «Yo no podría amar así a ese Jesús de quien usted habla. No soportaría que alguien a quien amo con esa pasión fuera amado, también, por millones de mujeres».

Comprendí la respuesta. Esta mujer no tenía otro punto de comparación que el amor que sentía por su marido. Y no hubiera soportado ver a su marido amado por millones de mujeres. Hay que encontrarse con Cristo y amarlo para entender que el amor a Cristo, y la intimidad con Él, genera tal explosión de alegría en el alma que el cristiano necesita comunicarlo; y que, al comunicarlo, no pierde esa intimidad.

Les he dado a conocer tu nombre, para que el amor que me tenías esté en ellos. Si el propio Cristo necesita comunicar la intimidad que tiene con su Padre, cuánto más necesita el cristiano manifestar a todos el Amor de Cristo.

Me cuesta más trabajo entender a quienes, asegurando haber alcanzado intimidad de amor con Jesús, parecen querer guardárselo para ellos solos. Si les hablas de apostolado, parece que les estuvieras invitando a escalar el Everest de rodillas. No creo en esa intimidad. La tengo por sentimentalismo barato.

(TP07J)