Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

Memoria del martirio de san Juan Bautista – Espiritualidad digital

El odio al justo

Igual que el nacimiento de Juan fue anuncio del nacimiento del Mesías, también la muerte del Bautista fue profecía de la muerte de Cristo.

Lo fue, porque Juan resultó asesinado por odio. Herodías aborrecía a Juan y quería matarlo. Las imprecaciones de Miqueas, que la Iglesia recita junto a la Cruz el Viernes Santo, podrían haber sido proferidas por Juan ante Herodías: ¿Qué te he hecho? ¿En qué te he ofendido? Respóndeme (Miq 6, 3).

Esta reacción de rabia feroz y asesina ante el justo se despierta en el soberbio. Por eso, el origen del martirio del Bautista no está en Herodes, sino en Herodías. Herodes fue el ejecutor, pero el pecado de Herodes era la sensualidad. Si predicas a un borracho, a lo sumo te tirará una botella a la cabeza para que te calles. Pero si predicas a un soberbio, se encenderá por dentro con una rabia terrible, y es posible que te mate. Herodías era así. También lo eran Caifás y los fariseos. Su rabia fue terrible y asesina.

Si sois de Dios, si no tenéis miedo de proclamar la verdad, deberíais estar preparados para reacciones como esas. La verdad, para el soberbio, puede ser muy exasperante.

(2908)