Evangelio 2022

Lunes de la 25ª semana del Tiempo Ordinario (Ciclo par) – Espiritualidad digital

No grite, por favor, que no hace falta

No me gustan las grandes exhibiciones de catolicismo. No van con nuestro espíritu. Veo a una mujer casada que lleva colgando un enorme crucifijo, y no puedo evitar pensar que parece un obispo. Pero no es un obispo: tiene cinco hijos. Mamá, ¿por qué te pones eso? Veo a un señor en el tren rezando el rosario. Y sé que está rezando el rosario porque lleva en las manos un rosario kilométrico, digno del cíngulo de un fraile capuchino. Oiga, señor, ¿eso es un collar?

No me convence.

Cosa distinta son los signos sencillos: un pequeño crucifijo en la mesa de trabajo, un escapulario que no te quitas cuando te bañas en la piscina, una imagen de la Virgen en el salón de tu casa… Creo en esos signos. Y en mi alzacuellos.

Pero no hace falta vociferar. Lo nuestro es mucho más natural. Estamos enamorados y se nos nota en la cara. Nada hay oculto que no llegue a descubrirse. Sales de rezar, o de comulgar, y estás radiante. ¿Qué te pasa? Se te ve feliz. Es que he estado con Dios. Y esa sonrisa, y la alegría que transmites, te sientan mejor que el ir gritando: «¡Soy católico!».

(TOP25L)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad