Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

La conversión del apóstol san Pablo – Espiritualidad digital

La verdadera conversión

Cuando una persona que lleva veinte años sin pisar una iglesia vuelve a rezar y a frecuentar los sacramentos, solemos decir que se ha convertido. El que haya pasado de no rezar a rezar, de no confesar a confesarse, de no ir a misa a frecuentar la Eucaristía (incluso diariamente) nos parece suficiente motivo para darle un certificado de conversión. ¿Lo es?

Me alegra decir que he presenciado muchas conversiones, y me apena constatar que no todas han sido verdaderas. Pasar de no rezar a rezar no es suficiente para afirmar que haya habido un encuentro con Cristo.

Id al mundo entero y proclamad el evangelio a toda la creación. Saulo pasó, de querer extinguir la llama del cristianismo, a propagarla por los pueblos gentiles. El encuentro con Jesús lo convirtió en un hombre de fuego, cuya única obsesión era hablar del Señor a quienes no lo conocían.

He ahí el marchamo de autenticidad de una conversión. Cuando alguien se encuentra realmente con Cristo, se enciende en celo de almas, y siente la urgente necesidad de anunciar el nombre del Salvador a quienes no lo conocen. Pero descubrir que se vive mejor rezando que sin rezar no significa, necesariamente, convertirse.

(2501)

“Evangelio