Libros

Jueves de la 2ª semana del Tiempo Ordinario (Ciclo impar) – Espiritualidad digital

Las colas del hambre

La imagen es conmovedora, como un retablo de la pobre condición humana y la bondad de un Dios compasivo: Todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo. Imagina a un ejército de ciegos, sordos, tullidos, leprosos y endemoniados abalanzándose sobre el Hijo de Dios para obtener la salud. Acércate a tu parroquia en el momento en que los voluntarios de Cáritas reparten alimentos o atienden, uno por uno, a los necesitados. Lo llaman las «colas del hambre». Pero son algo más. Son la representación viva de esos desterrados hijos de Eva que gimen y lloran en este valle de lágrimas, como rezamos en la Salve.

Pero Dios ofrece algo más, mucho más, al hombre. Tras sanar las enfermedades, Cristo mostró el camino del cielo, y ese camino pasa a través de la Cruz. Quien curó a miles de enfermos eligió para Sí la enfermedad, la soledad, el hambre, la sed, los ultrajes y la misma muerte para abrirnos una puerta que nos llevara, de este destierro, al Hogar. Y entonces se quedó solo.

Quisiera yo ver más colas en los confesonarios que en los locales de Cáritas. La mayor pobreza no es la de los cuerpos.

(TOI02J)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad