Tú, pecador

2º domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo C) – Espiritualidad digital

La importancia de un buen vino

El primer milagro de Jesús sucedió entre borrachos. Lo sabemos por las palabras del mayordomo: Todo el mundo pone primero el vino bueno y, cuando ya están bebidos, el peor; tú, en cambio… «cuando ya estamos borrachos, nos sacas el Vega Sicilia».

Así fue. La Humanidad había bebido hasta la náusea el vino peleón del pecado; se había embriagado hasta olvidar quién era su Padre. De repente, aparece el Redentor. Una mujer ruega «por nosotros, pecadores», y Jesús pide que cojamos agua. El borracho no quiere agua, del agua se está quitando, cómo se te ocurre invitar a un lujurioso al rosario de la aurora. Pero la madre dice a los borrachos: Haced lo que él os diga.

Y va el lujurioso al rosario de la aurora, y el publicano sigue a Jesús, y la meretriz se postra a sus pies… Entonces prueban el Vega Sicilia, el vino nuevo de la gracia, y despiertan a la verdadera alegría, a esa «sobria embriaguez del Espíritu» que hizo a la Virgen cantar el Magnificat y a los apóstoles hablar en lenguas sobre Jerusalén.

En ese momento te das cuenta de que la vida sabe mejor cuando has sabido elegir bien el vino.

(TOC02)

“Evangelio 2022

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad