Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

24 de diciembre – Espiritualidad digital

Redimidos por un beso

Esta noche, en la Misa del Gallo, nuestros labios darán el primer beso a la imagen del Niño Dios. ¡Con cuánto cariño, con cuánta ternura nos acercaremos a mostrarle nuestro amor y a rendirle nuestras vidas! Y nos sucederá lo mismo que nos sucede cuando comulgamos: en ese sagrado momento, en que devoramos al Hijo de Dios, es Él quien realmente nos come, y hace de nosotros cuerpo suyo. Del mismo modo, esta noche, cuando nos acerquemos al besar al Niño, será Él quien bese nuestros labios, y, con un beso, nos redimirá.

Porque ese Niño es la misericordia encarnada de Dios, la salvación que nos libra de nuestros enemigos: el mundo, el demonio, y la carne. Y, así, al congregar en torno a Él toda nuestra atención, todo nuestro amor, y todos nuestros pensamientos en un beso, seremos librados de las redes que nos tenían atrapados, y podremos servir al Señor con santidad y justicia, en su presencia, todos nuestros días.

Ya se que es sólo una imagen de madera, o de pasta; ya sé que no se trata de un sacramento. Pero, yo que tú, prepararía ese beso con la misma devoción con que preparas la sagrada comunión.

(2412)

“Evangelio