Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

18 de diciembre – Espiritualidad digital

Ironía, sin llegar a sarcasmo

El otro día me preguntaba mi sobrina pequeña por la diferencia entre ironía y sarcasmo. Le respondí, para salir del paso, que en ambos se dice lo contrario de lo que se quiere decir, pero el sarcasmo es más cruel que la ironía. Lo que sigue ahora se queda en ironía; no quisiera ser cruel.

Los únicos que no se alegrarán al escuchar hoy el Evangelio son quienes no tienen pecados. Porque a José le dice el ángel que el Mesías salvará a su pueblo de sus pecados. Pero ellos recibirán la noticia como recibiría yo la de que viene el médico a curar el sarampión. Salvo que, en su enorme bondad, estas personas libres de tacha se alegren por nosotros, pobres pecadores.

Quienes estamos tan cansados de luchar, una y otra vez, con las mismas culpas sin llegar nunca a erradicarlas deberíamos alegrarnos y llenarnos de esperanza en nuestras batallas. Dios, que conoce nuestra debilidad y ha contemplado nuestro combate, se compadece de nosotros y nos envía al Guerrero que acabará con nuestros enemigos. Recibiremos fuerza de lo alto y venceremos por su Nombre.

Hoy celebramos, también, a Santa María de la Esperanza. Quienes no tengan pecados, pueden abstenerse.

(1812)

“Misterios de Navidad

“Misterios de Navidad

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad