Evangelio 2020

18 de diciembre – Espiritualidad digital

La que trae la bendición de Dios

Moría Jesús. Y, mientras derramaba su sangre sobre Juan, le decía, señalando a la Virgen: «Ahí tienes a tu madre». Y desde aquella hora, el discípulo la recibió como algo propio (Jn 19, 27).

Os preguntaréis qué tiene que ver esta escena con la Navidad. Pero, si la confrontáis con el evangelio de hoy, descubriréis un patrón común, una pauta obedecida en el cielo y la tierra. Porque aquel Viernes, entre sangre y lágrimas, nacía la Iglesia del costado de Cristo. Y quiso Jesús, antes de morir, que el primer cristiano acogiese a María en su vida.

José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. También en los comienzos de la redención fue preciso que José acogiera a María en su vida antes del nacimiento del Mesías.

Ya lo ves… Ella trae a los hombres la bendición de Dios. Si realmente quieres celebrar la Navidad, acógela en tu vida durante estos días. Reza el Ángelus, y el Rosario, con fervor. Invócala al despertar, y también antes de dormir. Habla con ella durante la jornada, trátala en tu oración… y ella traerá al Mesías a tu alma.

(1812)

“Evangelio