Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

17 de diciembre – Espiritualidad digital

Entre Jeconías y Zorobabeles

Quizá la genealogía de Jesús no sea para ti sino una lista interminable de nombres imposibles de pronunciar. Te confieso que, cada vez que la proclamo, tengo miedo de perder el aliento en mitad de algún Jeconías o al término de un Zorobabel. Pero, tras esos nombres, se esconde una historia llena de esperanzas y traiciones, pecados y amores sublimes.

Es tu historia. Y la mía. Nuestros Jeconías y Zorobabeles son nuestras infancias y juventudes, nuestros sueños de adolescente y los pecados cometidos en las tinieblas; las ansias de santidad que elevaron nuestros ojos por encima de los cielos y las bajezas con que nos enterramos en lo profundo de nuestra miseria; el dulcísimo amor a Jesucristo que llenó nuestros corazones de dulzura inefable, y la pútrida ciénaga de nuestro egoísmo.

Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. De repente, entre Jeconías y Zorobabeles, aparece un José, viene la Virgen, y lo arregla todo. Dios se presenta de improviso en ese establo, y el establo queda convertido en Belén.

¿A qué esperas? Trae a José a tu alma, invoca a la Virgen, y no temas. Dios no hará ascos a tu historia.

(1712)

“Misterios de Navidad

“Misterios de Navidad

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad