La Resurrección del Señor

11er. domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo A) – Espiritualidad digital

Entonces seréis cristianos

Me preocupa la mirada de indignación que muchos supuestos cristianos dirigen hacia el mundo. Ven a las gentes seducidas por las ideologías de moda, alejadas de Dios y de la Iglesia, y parecen exclamar: «¡Qué vergüenza! ¡Hasta dónde vamos a llegar!».

A mí me avergüenzan ellos. Porque esa indignación les hace protegerse del mundo, encerrarse en sus familias, enclaustrarse en parroquias y ambientes «piadosos» y creer que van a salvarse por haber pasado horas y horas rodeados de incienso y agua bendita mientras los hombres se pierden.

Pero el verdadero cristianismo consiste en mirar por los ojos de Cristo. Y Cristo, que se indignó ante la hipocresía de los fariseos, sin embargo, al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, «como ovejas que no tienen pastor».

Id a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que ha llegado el reino de los cielos. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, arrojad demonios. Gratis habéis recibido, dad gratis. Dejad de quejaros, albergad en vuestros corazones la compasión del buen Pastor, amad a los hombres perdidos, salid de vuestras casas y vuestros templos, llevad el Amor de Dios a quienes no lo conocen. Entonces seréis cristianos.

(TOA11)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad