Misterios de Navidad

Martes de la 1ª semana del Tiempo Ordinario (ciclo impar) – Espiritualidad digital

En la tierra como en el cielo

Cuando san Pablo dice que el plan de Dios consiste en que, al nombre de Jesús, toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, y en el abismo (Flp 2, 10), sabe muy bien que la parte más difícil de ese plan está en la tierra. En el cielo, ante la visión de la hermosura de Dios, los santos se postran gozosos. Y, en el abismo, los demonios se postran a su pesar, temblando ante la justicia divina. En la tierra, sin embargo, todo el mundo hace lo que le viene en gana.

Estaban asombrados de su enseñanza, porque les enseñaba con autoridad. El que Jesús esté revestido de la autoridad de Dios no significa que tengamos que obedecerle por la fuerza. Podemos desobedecer, como hace una gran parte de la Humanidad, o podemos obedecer a regañadientes, como los demonios. Pero nuestro Redentor quiere que le obedezcamos gozosa y amorosamente, como obedecen los santos del cielo. ¿No es ésa la obediencia que pedimos en el Padrenuestro? En la tierra como en el cielo

Nunca sirvas a Dios de mala gana, pero mucho menos le desobedezcas. Haz su voluntad con alegría, sabiendo que Dios quiere, ante todo, tu felicidad.

(TOP01M)

“Misterios de Navidad

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad