Libros de José Fernando Rey Ballesteros

Martes de la 10ª semana del Tiempo Ordinario (Ciclo impar) – Espiritualidad digital

Los santos, y tú

San Gregorio Magno nunca quiso ser Papa. Era un monje contemplativo, cuyo único deseo consistía en esconderse del mundo y alabar a Dios. Pero lo llamó la Iglesia, y él, doblegando su voluntad, obedeció. Nunca se acostumbró a hablar tanto.

Santa Teresa de Jesús y santa Maravillas eran carmelitas descalzas. El único anhelo de ambas era vivir y morir en clausura, lejos de miradas humanas. Pero Dios las tuvo recorriendo los caminos de España y fundando conventos toda su vida. Tampoco ellas se acostumbraron.

Te ofrezco estos ejemplos, para que entiendas que el deseo de los santos nunca ha sido brillar en este mundo. Pero, al saber que Dios quería que fuesen luz para las gentes, lograron cumplir los dos deseos: el suyo, de esconderse, y el de Dios, de hacerlos brillar. ¿Cómo lo hicieron? Procurando que sus vidas no hablasen de sí mismos, sino de Cristo.

Brille así vuestra luz ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre.

Y tú… ¿por qué hablas tanto de ti mismo? Todo el mundo sabe lo que te duele y lo que te gusta. ¿A quién estás anunciando? Escóndete un poco, anda. Deja que brille Dios.

(TOI10M)