Libros de José Fernando Rey Ballesteros

Lunes de la 5ª semana de Cuaresma – Espiritualidad digital

La pregunta del millón

Poco antes de morir, mientras cenaba Jesús con sus discípulos, Felipe le pidió:Señor, muéstranos al Padre y nos basta (Jn 14, 8).

Es la pregunta del millón. También los fariseos le dijeron: ¿Dónde está tu Padre?

Todos queremos ver al Padre. Todos queremos saber dónde está. Todos quisiéramos, como el hijo pródigo, que nos indicaran un lugar al que dirigirnos para levantarnos e ir adonde está nuestro Padre, y un rostro que besar, para pedirle perdón.

Pero, al Padre, ni se le puede ver, ni se le puede situar en un lugar. Es el Hijo quien le ha dado a Dios un rostro humano, y quien puede ser encontrado en todos los sagrarios de la tierra.

Si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre.

No hay acceso al Padre si no es por Cristo, con quien comparte un solo Espíritu y con quien conforma una sola divinidad.

¿Tú quieres conocer al Padre? ¿Quieres tener noticia de su Amor? Acude al sagrario, abre el Evangelio, contempla la vida de Jesús y sondea su sacratísimo corazón. La fe y el amor te llevarán, entonces, a Dios Padre. Y, cuando quieras darte cuenta, el Espíritu estará gimiendo en ti: «¡Papá!».

(TC05L)