El Mar de Jesús de Nazaret

Viernes de la 4ª semana del Tiempo Ordinario (Ciclo impar) – Espiritualidad digital

Por quedar bien

La pregunta «por qué mató Herodes a Juan» no es trivial. Nos lleva a los sótanos absurdos y hediondos del pecado.

Herodes no mató a Juan porque el Bautista le hubiese denunciado su pecado. Marcos aclara que Herodes respetaba a Juan, y que, aunque al escucharlo quedaba muy perplejo, lo escuchaba con gusto.

Herodes tampoco mató a Juan por lujuria. Nada pidió a cambió a Salomé.

Herodes no mató a Juan porque estuviese borracho. Cuando tuvo que mandar a su guardia a decapitar al Bautista, se puso muy triste. Los borrachos se entristecen después del crimen; no antes.

Herodes mató a Juan por quedar bien. Por el juramento y los convidados no quiso desairarla. Incumplir el juramento y desairar a Salomé enfrente de aquella corte de aduladores, arriesgándose a perder su prestigio, era superior a sus fuerzas.

Por quedar bien, muchos que van a misa reniegan de Cristo ante los amigos. Por quedar bien, muchos ríen chistes que a Dios le hacen llorar. Por quedar bien, muchos escuchan blasfemias sin inmutarse. Por quedar bien, muchos callan cuando deberían hacerse oír.

Y, por no quedar bien con nadie, más que con Dios, murió mártir el Bautista.

Elige a quién quieres parecerte.

(TOI04V)