Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

Sábado de la 15ª semana del Tiempo Ordinario (Ciclo impar) – Espiritualidad digital

Encima de muerto, tonto

¿Te has dado cuenta de que, cada vez que alguien se muere, al dar o recibir la noticia intentamos alejar de nosotros el fantasma del «fatal desenlace»? «Fumaba mucho»… «Estaba muy gordo»… «No hacía nada de deporte»… «Era muy mayor»… «No se cuidaba»… Por si no fuera suficiente con morirte, van tus deudos y te echan la culpa.

Tomemos, no obstante, la parte de verdad que hay tras todos esos comentarios. El quinto mandamiento también nos incluye a nosotros mismos. Debemos cuidarnos, para que sepamos, cuando llegue nuestra hora, que es la hora fijada por Dios, y no por nuestra irresponsabilidad.

Los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se enteró, se marchó de allí y muchos lo siguieron. Él los curó a todos, mandándoles que no lo descubrieran. Si huyó de quienes querían matarlo, y mandó a los enfermos que no lo descubrieran, fue para no morir antes de tiempo. Sólo cuando se vio cercado por la muerte, sin posibilidad humana de escapatoria que no conllevara ser infiel a su misión, entregó la vida.

Cuídate. No conviertas el cuerpo o la salud en ídolos. Pero, en la medida de tus posibilidades, cuídate. Te lo pide Dios.

(TOI15S)

Abrir y escuchar en varios idiomas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad