Libros de José Fernando Rey Ballesteros

Fiesta de San Benito (Abad) – Espiritualidad digital

Tan pobre como san Benito

san benitoLa oración Colecta de la misa de san Benito dice: «Concédenos que, prefiriendo tu amor a todas las cosas, avancemos por la senda de tus mandamientos». Ese preferir «tu amor a todas las cosas» supuso, para el santo, la pobreza material. Como los apóstoles, él podía decir:

Nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.

¿Pensáis que los seglares estáis llamados a un seguimiento menos radical? También vosotros debéis vivir esa pobreza en su raíz: nada debe importaros, salvo el Amor de Dios. Ese olvido de todo cuanto no sea Dios se traducirá después, en la vida corriente, según la vocación de cada uno.

Me preguntaréis: «¿No deben importarme mi trabajo, la manutención de mi familia, mi salud, o la salud de los míos?». Sólo si te importa desde Dios. Por no tener, no deberías tener ni «problemas personales». Eso que llamamos «problemas personales» son, muchas veces, la peor forma de egoísmo.

Quien trabaja de cajero en un Banco maneja miles de euros; y, quizá, él mismo es pobre, porque ese dinero no es suyo. Tú eres el cajero de Dios: no te pertenecen ni tu trabajo, ni tu familia, ni tu salud, ni tus problemas. Te pertenece Dios.

(1107)