Evangelio 2022

Viernes de la 14ª semana del Tiempo Ordinario (Ciclo par) – Espiritualidad digital

Antídotos contra los respetos humanos

En algunos países, como en Nigeria, ser cristiano puede costarte la vida. En muchos países árabes, por anunciar a Jesucristo puedes acabar encarcelado. En España, como dice la carta a los Hebreos, todavía no habéis llegado a la sangre en vuestra pelea contra el pecado (Heb 12, 4). Pero si, en una comida de trabajo, se te ocurre decir que vas a misa, quedarás marcado ante muchos de tus compañeros como retrógrado, homófobo, cavernario y fascista. La persecución no es sangrienta, pero es social. Y, quizá por eso, muchos cristianos no pronuncian el nombre de Cristo fuera del templo; no quieren quedar marcados. El día del Juicio, muchos nigerianos se levantarán contra nosotros y nos acusarán.

Seréis odiados por todos a causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el final, se salvará. El Señor no engaña; te anuncia claramente que, si lo sigues, serás odiado. ¿Qué haces si alguien te dice: «Ven conmigo y te odiarán, te insultarán y, si pueden, te matarán»? Sólo puedes tener dos motivos para seguirlo: O lo quieres mucho a él, o amas mucho lo que él ama. Ahí tienes dos antídotos contra los respetos humanos: Amor a Cristo y a las almas.

(TOP14V)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad