Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

Miércoles de la 3ª semana del Tiempo Ordinario (Ciclo par) – Espiritualidad digital

Excusas de mal sembrador

Te sugerí que hablases de Dios a aquel compañero tuyo, que estaba pasando por un mal momento, y me respondiste que no sabía lo que decía, que ese hombre abominaba de la Iglesia y de la religión. De nada serviría hablarle de Dios –me decías–, salvo para encresparlo; más valía darle cariño y apoyarle humanamente en aquel trance.

¡Qué cicatero eres con el apostolado! ¡Y qué poca fe, la tuya, en el poder de Dios! Incluso, si me apuras, te diré: ¡Qué poco cariño tienes a quien llamas tu «amigo»!

Salió el sembrador a sembrar; al sembrar, algo cayó al borde del camino… Otra parte cayó en terreno pedregoso… Otra parte cayó entre abrojos… El resto cayó en tierra buena. ¿No ves cómo el sembrador esparce la semilla, sin discriminar entre caminos, piedras, abrojos y tierra? Nunca sabes dónde está la tierra buena; no se distingue tan fácilmente. En ocasiones, crees que está lleno de piedras un campo, y no son sino barro seco, que se derrite con las primeras lluvias.

¿No serán excusas para tus respetos humanos? Ese compañero tuyo abomina de la Iglesia, pero no llegará al extremo de Saulo, que encarcelaba a los cristianos. Y… ¡fíjate!

(TOP03X)

“Evangelio