Libros de José Fernando Rey Ballesteros

Miércoles de la 27ª semana del Tiempo Ordinario (Ciclo impar) – Espiritualidad digital

Vive según lo que rezas

Como dos amigos que parten un trozo de pan, así, en el Padrenuestro, el hombre y Dios se reparten las plegarias. Pedimos (¡a Dios!) bienes para Dios, y pedimos, también, bienes para nosotros.

Para Dios pedimos el honor y el reino que le corresponden: Santificado sea tu nombre, venga tu reino. Puesto que eso pides en cada padrenuestro, ten cuidado, después, de vivir de forma acorde con tu plegaria. No vayas a pronunciar en tu oración esas palabras, y después vivas como quien dice: «que mi nombre sea honrado, que todos me alaben, que reine yo sobre todos, y que hagan todos lo que yo quiero». Eso sería, literalmente, un «contradiós». Quien reza el Padrenuestro debe buscar la honra de Dios con su vida, y la obediencia a sus mandatos con sus obras.

Para nosotros pedimos el perdón, el pan de los pobres, y el cuidado de los desvalidos: Danos hoy nuestro pan cotidiano, perdónanos nuestros pecados, no nos dejes caer en tentación. Si pides el pan, acude luego a comulgar con hambre. Si pides perdón, acude al sacramento donde ese perdón se derrama. Si pides a Dios que te guarde del mal, no juegues, después, tú con la tentación.

(TOI27X)