Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

Martes de la 1ª semana del Cuaresma – Espiritualidad digital

Palabras como gotas de lluvia

«Un padrenuestro por las intenciones del Papa. Otro por los enfermos. Otro por los pecadores. Otro padrenuestro…» Bien, muy bien. Y no te olvides de otro padrenuestro por mí, por favor; falta me hace. Pero espero que, además de disparar padrenuestros al cielo como flechas, te estés también dejando herir por ellos al paso por tus labios. El Padrenuestro es mucho más que una herramienta para obtener ayuda de lo alto.

Vosotros orad así: «Padre nuestro que estás en el cielo»… El Padrenuestro son palabras de Jesús posadas en tus labios, como la lluvia del cielo se posa en la tierra. Y, antes de devolvérselas a Dios, deberías dejar que calaran, como el agua, y llegaran a empapar el corazón. Allí desplegarán toda su fuerza, y te fecundarán con los sentimientos de Cristo. Y entonces, cuando se las envíes de vuelta a Dios, se cumplirá lo escrito:

Como bajan la lluvia y la nieve desde el cielo, y no vuelven allá sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, así será mi palabra que sale de mi boca: no volverá a mí vacía, sino que cumplirá mi deseo y llevará a cabo mi encargo (Is 55, 10-11).

(TC01M)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad