Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

Fiesta de los santos inocentes (mártires) – Espiritualidad digital

El llanto de Raquel y la alegría de la Iglesia

Siempre me ha llamado la atención esa «doble cara» de la noticia. Una matanza sangrienta de niños indefensos es celebrada por la Iglesia con alegría y cantos de júbilo. ¿Estamos locos, o ha sucedido algo que ha cambiado el signo de la Historia y de la muerte?

Un grito se oye en Ramá, llanto y lamentos grandes; es Raquel que llora por sus hijos, y rehúsa el consuelo, porque ya no viven. Mientras Raquel llora, la Iglesia canta. Y ambas tienen motivos sobrados.

Llora Raquel, porque aún no había llegado el Mesías, y la muerte era maldición y desgracia. Canta la Iglesia, porque el Mesías ha llegado, y con su sangre romperá las puertas de la muerte y las dejará abiertas hacia el Paraíso. En la sangre de los pequeños inocentes ve la Esposa de Cristo el preludio de la sangre del único Inocente. Y en los propios niños ve al cortejo de honor del Cordero. Si Raquel quedó sin hijos, la Iglesia, en un misterioso adelanto de la Cruz, ha dado a luz a estos niños para la gloria. Antes de que Cristo muera, ya los llamamos «santos» e «inocentes».

No estamos locos, no. Salvo que sea de alegría.

(2812)

“Misterios de Navidad

“Misterios de Navidad

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad