Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

Miércoles de la 9ª semana del Tiempo Ordinario (Ciclo par) – Espiritualidad digital

¡Vale la pena!

Una religión sin esperanza es una religión triste. Así era la de los saduceos, los cuales dicen –nos atestigua san Marcos– que no hay resurrección.

¡Y se quedarían tan frescos! Si yo dijera que no hay resurrección, y me lo creyera, inmediatamente después me echaría a llorar. ¿Qué le espera al justo, si no hay resurrección? Los propios saduceos nos habrían respondido, según las enseñanzas de la Torah: El justo tendrá una vida larga, multitud de hijos, multitud de riquezas… y, después, morirá y acompañará a sus padres en el Abismo.

Pero Jesús, el Justo que es fuente de toda justicia, tuvo una vida pobre, célibe, sufriente y tronchada en su lozanía para abrirnos las puertas del Cielo. Descendió, tras su muerte, al Abismo, como los saduceos sostenían. Pero, una vez allí, reventó las puertas del Abismo para los justos y las abrió al Paraíso.

Esta vida es muy breve si se vive sin esperanza. Pero cuando los ojos del cristiano están puestos en el Cielo, y en la resurrección de la carne, esta vida es un camino maravilloso hacia la gloria. Y viene a los labios, muchas veces, un grito de aliento, del Aliento de Dios: «¡Vale la pena!».

(TOP09X)