Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

Martes de la 28ª semana del Tiempo Ordinario (Ciclo par) – Espiritualidad digital

No quisiera ser descortés

Parece una falta de cortesía. Alguien te invita a comer, aceptas la invitación y allí, sentado a su mesa y comiendo su comida, le pones de vuelta y media.

Vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, pero por dentro rebosáis de rapiña y maldad. Me pregunto cómo le sentó al anfitrión el rapapolvo. «Encima que le invito, me llama cochino. La próxima vez, que lo convide su tía». ¡Pobre Isabel! A saber si aún vivía.

«Tú me invitas a comer, y yo te lo agradezco mostrándote la verdad sobre ti mismo, para que puedas salvarte».

Pero a la gente no le gusta escuchar la verdad sobre su persona. Si ni ellos mismos se la dicen a sí mismos, menos aún les agrada que se la diga otro. Date por aludido, por favor. Porque quizá también tú rebosas de rapiña y maldad, y no quieres saberlo. Te lo digo porque, a esta distancia, lo peor que me puedes hacer es dejar de leerme. Pero quién sabe, igual te da por hacerme caso, te miras bien por dentro… y descubres un universo de maldad que llevaba aposentándose allí durante años. Eso sería el comienzo de una buena limpieza.

(TOP28M)