Un «te quiero» llevado hasta el final

Una cosa es decir «te quiero», y otra distinta entregar la vida. El «te quiero» siempre es dulce; pero cumplir la promesa que encierra puede costar lágrimas.

Desde niña, la Virgen pronunció su «te quiero» a Dios. El Protoevangelio de Santiago nos la presenta, con tres años, subiendo las gradas del Templo y entregando a Yahweh cuerpo y alma. Fue una dulce consagración.

Años después, se presentará de nuevo en ese templo, y Simeón le anunciará la espada que atravesará su alma como precio de esa entrega. Quizá se acordó de él cuando, doce años más tarde, volviese a aquellas puertas con el corazón traspasado por la angustia de un Jesús perdido, a quien todavía pudo abrazar.

Los hermanos de Jesús quieren encerrarlo; dicen que está loco. Y toman a María como rehén, para hacerlo salir. Tu madre y tus hermanos están fuera, y quieren hablar contigo. Jesús no sale, y no habrá, esta vez, abrazo que consuele la angustia de la Madre.

Junto a la Cruz, culmina María el cumplimiento de la promesa de aquel primer «te quiero», mientras su Hijo culmina su misión.

¡Bendita Madre nuestra, que así nos has enseñado a llevar el amor hasta el final!

(2111)