Tan vieja, tan joven: María

Celebramos hoy el nacimiento de la Virgen, y, entre nosotros, el día del nacimiento es el día del cumpleaños. Pero la Virgen ya no cumple años. Nació en este suelo que tejen los años, y, finalizada su vida temporal, fue llevada al Cielo, lejos los agobios del calendario. Por eso, María es, a la vez, muy vieja y muy joven.

Es muy vieja, tan vieja como la Humanidad, porque su brillo comenzó a vislumbrarse ante los mismos ojos de Eva, cuando Dios le anunció que una de su linaje vencería a la serpiente. Judit, Rut, Esther, Deborah, la propia Rajab… Todas las mujeres de la antigüedad apuntaron hacia esa Aurora que traería la claridad del cielo a un mundo de tinieblas, y que llevaría por nombre María.

Es muy joven, tan joven como esa nueva humanidad que aún no hemos estrenado, y que habitaremos cuando Dios instaure los cielos nuevos y la nueva tierra. María es la juventud eterna, ajena por completo a la decrepitud del pecado, de la vejez y de la muerte. Madre joven que reina junto a su joven Hijo, y guarda para nosotros esa misma juventud.

Sin cumplir años, abarca los tiempos. ¡Felicidades, María, Madre nuestra!

(0809)