Reina María

La celebración de María como reina y señora de todo lo creado no conmemora, en la santísima Virgen, un título sobrevenido después de su Asunción. María era reina desde su inmaculada concepción, aun cuando su realeza no fuera conocida por los hombres hasta que fue reconocida por la Iglesia. Pero los ángeles, sin duda, la intuían. La embajada de Gabriel ya dejar ver los títulos por los que María es llamada reina de cielos y tierra:

Alégrate, llena de gracia: Reina María, porque en ella derramó Dios más gracia que en todas las demás criaturas juntas, visibles e invisibles.

Has hallado gracia ante Dios: Reina María, porque conquistó el corazón de Dios, Rey del Universo.

Darás a luz un hijo… El Señor Dios le dará el trono de David: Reina María como reina madre. Es la madre del Rey.

El Espíritu Santo vendrá sobre ti: Reina María como reina consorte, porque es la esposa del Rey.

He aquí la esclava del Señor: Reina María, porque ha sido enaltecida y coronada por el Dios que enaltece a los humildes (Lc 1, 52).

Si así fue reconocida su realeza por el ángel, ¿no deberíamos enorgullecernos hoy de ser hijos de tal Reina?

(2208)