Reina de los arcángeles

Hoy, mientras celebramos a los santos arcángeles, quisiera tener presente a su Reina, la Virgen santísima. Ella es mediadora de todas las gracias, y no es ajena, en la vida de la Iglesia, a la acción con que los ángeles protegen a los hombres. Todo viene del Padre a través de Cristo, y todo lo de Cristo pasa a nosotros a través de Ella. Ese fluir del Espíritu trae hasta nosotros también a los ángeles, como si descendieran por un tobogán de agua…

O por una escalera. Hace veintisiete años, en Gyor (Hungría), visité la Abadía de Pannonhalma, un antiguo convento de benedictinos. En ella encontré una imagen que me dejó sobrecogido. Representaba el sueño de Jacob, cuando vio una escalera por la que los ángeles descendían sobre la tierra. Alrededor del cuadro, estaba escrito: «Sponsa Dei electa, esto nobis via recta ad aeterna guadia». Pertenece a una antigua antífona mariana, y se refiere a la Virgen: «Elegida esposa de Dios, sé para nosotros el camino recto a los gozos eternos». Ella es la escalera.

Veréis el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.

Reina de los arcángeles, ¡ruega por nosotros!

(2909)

“Evangelio