Preséntate

Celebra hoy la Iglesia la Presentación de la Virgen Santísima en el templo de Jerusalén. Según una antigua tradición, consignada en el Protoevangelio de Santiago, María, a la edad de tres años, subió las gradas del templo, y allí se presentó a Dios como ofrenda en cuerpo y alma, manifestando su voluntad de permanecer virgen para Él.

Yo te invito hoy a acompañarla en su entrega. Busca un sagrario, póstrate de rodillas ante Jesús Eucaristía, y preséntate a Él con cuanto eres y cuanto tienes.

Tendrás que hacerte niño, como niña era la Virgen. Porque, si eres mayor, te asaltarán mil reparos que te impedirán ofrecerte así: «¿Cómo voy a presentarme yo a Dios, con estas pintas? Estoy lleno de pecados, no soy fiel, no tengo nada que ofrecerle al Señor. No soy una ofrenda digna de Dios».

¡Tonterías de mayores! Tú sé niño.

Y preséntate, como se presenta ante su padre un niño que se ha caído en el barro, y llega con la ropa y el cuerpo sucios, pero con limpieza en la mirada.

Él te tomará. Él te limpiará en el sacramento del Perdón. Él te hará suyo. Y no querrás ser mayor nunca más ante Él.

(2111)