Patriotismo

Celebramos hoy a Santiago, patrono de España, y es un buen día para que nos examinemos de patriotismo.

El patriotismo es virtud, porque es amor; amor a la patria. Pero el amor, para que sea virtud, debe estar purificado.

«España está fatal. Nuestros políticos la están paganizando. Son corruptos y egoístas, van a lo suyo. Quieren eliminar cualquier atisbo de religión, y promueven doctrinas perversas que corrompen a los ciudadanos». Este discurso lo proclaman muchos cristianos. Se sitúan a sí mismos por encima de los demás, se erigen en jueces, y, finalmente, acaban llenos de ira. España está un poco peor después de oírlos.

El que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Te propongo otro patriotismo, y otro discurso: «España está peor por mis pecados. Si yo fuera santo, y hablase de Cristo, el ambiente a mi alrededor se transformaría, y más personas amarían al Señor. Ellas, a su vez, lo anunciarían a otros, y, pasado un tiempo, tendríamos una España cristiana, con líderes cristianos. España estará mejor si yo me hago el último y le doy a España lo que España necesita: un santo».

(2507)