Para no pecar

JudasTanto la traición de Judas como las tres negaciones de Pedro podrían haberse evitado. Ambos fueron advertidos, con antelación, del pecado que cometerían aquella noche. A Simón le predijo Jesús que por tres veces lo negaría. En cuanto a Judas, el Señor no pudo ser más explícito:

Preguntó Judas, el que lo iba a entregar: «¿Soy yo acaso, Maestro?». Él respondió: «Tú lo has dicho».

Si Dios te anunciara que vas a cometer un pecado esta noche… ¿lo evitarías?

Tenlo claro: podrías evitarlo. Y Jesús advirtió a los dos apóstoles, precisamente, para que lo evitaran. Pero ninguno de los dos lo evitó. Veamos por qué, y quizá, así, aprendamos también nosotros.

Judas no lo evitó, sencillamente, porque no quiso. Teniendo todos los caminos abiertos para volver al Señor, los despreció. Su pecado fue, por desgracia, plenamente libre y consciente. No fue un caso de debilidad.

En cuanto a Pedro, cuando Jesús le profetizó sus tres negaciones, no le creyó. Y allí mismo juró que no lo negaría. Confió en sus fuerzas más que en Jesús. Y cayó.

Pues bien. Ahí tienes la mejor prevención contra tus pecados: ódialos, y no te fíes de ti mismo. Reza para que no caigas.

(XSTO)