Mientras todo se cae…

Me fascina ese lema de los cartujos: «Stat Crux dum volvitur Orbis». La Cruz permanece en pie, mientras el mundo da vueltas. Todo pasa, mientras ella se yergue, majestuosa, sobre el Cosmos y la Historia. Quien en ella clava su mirada, tendrá el corazón anclado en lo eterno.

Comían, bebían, compraban, vendían, sembraban, construían; pero el día que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y acabó con todos. Así sucederá el día que se revele el Hijo del hombre.

Cada época tiene sus profetas del fin del mundo. Son mentecatos que creen que el Apocalipsis comienza con ellos. Los últimos días comenzaron cuando Cristo trazó una Cruz en la frontera entre la Historia y la eternidad.

¿No ves que todo se desmorona? Eras joven, y eres viejo. Los que vivían murieron. Los que reían lloraron, y quienes se alzaron como dioses de barro cayeron devorados por gusanos. Vivimos en el epicentro de un seísmo.

Sólo la Cruz permanece en pie. Y permanecerá hasta el fin, cuando una luz la traspase desde el otro lado, y veamos regresar, a través de esa misma puerta, al Amor.

Jamás apartes tu mirada de esa Cruz. Abrazado a ella, permanecerás.

(TOI32V)