La única Verdad

El número de noticias que recibimos, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, es tan desmesurado como trepidante: tu hijo te dice que no quiere ir al colegio, llega un whatsapp de tu cuñada, recibes una alerta del diario al que estás suscrito, te hacen un encargo en el trabajo, te llama Paco por teléfono… Cada una de las noticias de ese bombardeo tira de ti, como si requiriese toda tu atención. Pero, en cuanto empiezas a prestársela, otra noticia te reclama con la misma urgencia. Podrías volverte loco, ¿verdad?

No te vuelvas loco. Todo eso es mentira. No digo que tu hijo te mienta, ni que la llamada de Paco sea falsa. Pero nada de eso es tan importante como parece, porque todo pasa. Y tú y yo pasamos también. Si te dejas mecer y alborotar por cada grito, vivirás entre brillantes falacias que, al apagarse, te dejarán sepultado en la nada. Ten paz.

Cuando venga el Paráclito, que os enviaré desde el Padre, él dará testimonio de la verdad. La única noticia verdadera la imprime el Paráclito en tu alma: Cristo. Su Amor es lo único que importa. En cuanto a lo demás… Mejor no te alborotes.

(TP06L)