La que vive hacia dentro

Por dos veces, con palabras distintas, nos dice san Lucas en su evangelio que la Virgen conservaba todo esto en su corazón.

Poco antes ha escrito: María, por su parte, conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón (Lc 2, 19). En ambas ocasiones, el evangelista nos quiere mostrar a una mujer que lleva su mundo dentro del pecho. Si alguien quiere tener verdadera vida interior, debe fijarse, necesariamente, en la Virgen. Ella no mendiga consuelos de las criaturas, no busca la aprobación de los hombres, no desea ser vista ni ensalzada –aunque sabe que todas las generaciones la felicitarán–. No suspira por los bienes, ni los placeres, ni los gozos de este mundo, porque su mundo lo lleva dentro, en ese corazón inmaculado donde atesora el misterio de Dios.

Por eso es mujer callada. Porque vive en conversación constante, pero esa conversación fluye en su interior. Y, también por eso, aunque habla poco, cuando habla sus palabras huelen a Espíritu Santo.

Venera ese inmaculado corazón de tu madre del cielo. Y, a ejemplo suyo, abre a Dios el tuyo mientras cierras tus labios a palabras ociosas. Si eres hijo de la Virgen, que se note. Ten vida interior.

(ICM)