La oración de la viuda y tu vecino del 5º

La súplica de la viuda de la parábola merece una explicación; no vaya a ser que algunos la interpreten como no deben.

¡Hazme justicia frente a mi adversario!

Te diré lo que no quiere decir: «Pínchale una rueda del coche al vecino del 5º, porque se mete conmigo en las reuniones de la Comunidad y no me deja cerrar la terraza». Si esperas eso… Ni siquiera puedo asegurarte que no sea el vecino quien te pinche la rueda a ti.

Para que nos entendamos: «Justicia», en la Escritura, significa «santidad». Cuando se nos dice de san José que era un hombre justo, se nos quiere indicar que era santo perdido. Por tanto, «hazme justicia» significa «santifícame», o, por emplear otra palabra de la Escritura, «justifícame».

Respecto al adversario, el adversario de tu santificación es el Maligno. De él le pedimos a Dios que nos defienda, porque está empeñado en estorbar nuestra santificación con tentaciones e insidias.

Por tanto, si tu vecino se mete contigo en las reuniones de Comunidad, y está empeñado en que no cierres la terraza, ten en cuenta lo que pides cuando empleas las palabras de la viuda: «¡Concédeme amar a este vecino tan molesto!». ¿Lo deseas?

(TOP32S)