La importancia de dejar las redes

Ha pasado la Navidad, pero no ha pasado como pasa una nube, de la que nada recuerdas cuando se marcha. Ha quedado en el alma una palabra, una dulce llamada del Señor. El Tiempo Ordinario, que hoy comienza, es el tiempo que Dios te da para que respondas a esa llamada.

Jesús les dijo: «Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres». Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Juan y Andrés acaban de darte una pista para que tu respuesta sea digna del Dios que tanto te ama. También tú podrías dejar las redes, como ellos, y seguir al Señor.

Pasas tanto tiempo en las redes, que estás realmente enredado. Todo el día pendiente de la pantalla del móvil: cuando no es el WhatsApp es el Facebook; cuando no es el Facebook es el Twitter; cuando no es el Twitter es el Instagram… ¡Si ni siquiera prestas atención a la persona que tienes delante! ¿Cómo vas a prestar atención al Señor? Te he visto respondiendo a mensajes delante del sagrario.

Anda, comienza por dejar las redes. Al menos, olvídalas cuando tienes a alguien delante, o cuando estás rezando. Y así podrás seguir a Cristo sin enredarte.

(TOP01L)

“Evangelio