Importancia del jamón

¿Tan diferentes eran cafarnaítas y gadarenos? ¿Acaso no compartían la misma naturaleza humana, con sus flaquezas y anhelos? Y, sin embargo…

En Cafarnaúm, tras haber curado Jesús a la suegra de Pedro y a multitud de enfermos, el pueblo entero salió de sus casas para retener al Señor junto a ellos. Todo el mundo te busca (Mc 1, 37), dijo Simón al Maestro.

En la región de los gadarenos, tras haber curado Jesús a dos endemoniados, el pueblo entero salió a donde estaba Jesús y, al verlo, le rogaron que se marchara de su país.

El motivo de que ambos pueblos tuvieran una reacción tan opuesta ante las curaciones obradas por Jesús no reside en una diferencia antropológico-genética que los hiciera responder de maneras distintas al mismo estímulo. El verdadero motivo reside, realmente, en el jamón de bellota.

La piara entera se abalanzó acantilado abajo al mar y murieron en las aguas. Los cafarnaítas sólo recibieron milagros, y fueron gratis. Pero a los gadarenos los milagros les salieron por la friolera de doscientas remesas de ibéricos con denominación de origen. Les pareció muy caro.

¿Y tú? ¿Estarías dispuesto a perderlo todo por el Señor, con tal de conservarlo a Él?

(TOI13M)