El triste sino de los árboles

Me lo contaba, con tristeza e ironía, un marido mal resignado: «Cuando mi mujer y yo éramos novios, nos decíamos lindezas como: “– Cariño, tú eres mi sol – Amor mío, tú eres mi flor”. Después de veinte años, ayer le regalé a mi mujer otro piropo: “Cariño, yo soy tu árbol, y tú eres mi perro”». Ya se ve que la poesía no siempre está al servicio del romanticismo.

Los hombres no son árboles. Ni tampoco perros. Aquel ciego, a cuya curación le faltaba un hervor, tras imponerle las manos el Señor había quedado como el marido de mi historia: Veo hombres, me parecen árboles, pero andan. No le dio tiempo Jesús a que se viera a sí mismo como un chucho y obrara en consecuencia. Le puso otra vez las manos en los ojos; el hombre miró: estaba curado y veía con toda claridad.

¿No necesitarás, también tú, un nuevo «hervor»? En los hombres no ves árboles, pero tampoco los ves con claridad. A quienes te caen bien los ves guapísimos; quienes te caen mal son todos feos… Pídele al Espíritu las claridades del don de ciencia. Así verás en todos los hombres, lo que son: hijos de Dios.

(TOP06X)