El peso que lleva el «pesado»

¿Qué es un «pesado»? Respuesta: Alguien a quien le preguntas cómo está, y va y te lo cuenta.

Normalmente, la respuesta estándar a la pregunta «¿cómo estás?» es «bien, gracias». Pero si alguien te responde: «verás…», prepárate a escuchar un cúmulo de desgracias. Son menos peligrosos los que responden, directamente: «¡fatal!», porque esos no quieren hablar.

Es conmovedor cómo el Señor iba en busca de los problemas ajenos. No es que no huyera de ellos, sino que los buscaba y los tocaba. Sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda. Al verla el Señor, se compadeció de ella y le dijo: «No llores». Y acercándose al ataúd, lo tocó.

¿Qué es un cristiano? Respuesta: Alguien que no huye del «pesado», sino que se acerca al hermano que sufre, se compadece de él, lo escucha y comparte su dolor. Quizá no pueda solucionar sus problemas (casi nunca podemos), pero, al tocar el dolor ajeno, lo alivia, porque, en este mundo, las alegrías se multiplican y las penas se dividen. Después, el cristiano presenta a Cristo el dolor del hermano afligido, y con un «apiádate de él» hace más que todos los solucionadores de problemas juntos.

(TOI24M)