El maldito bolero y santa Teresa

Según el maldito bolero, tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor. ¡Qué triste es, entonces, la vida! Porque la salud dura lo que dura, y después se despeña en enfermedad y muerte; el dinero te narcotiza mientras esperas a una muerte que siempre llega; y el amor, si no es truncado por la traición, acaba inexorablemente truncado por la muerte. Si sólo hay tres cosas en la vida, ninguna de ellas puede salvarnos. Estamos perdidos.

Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. El maldito bolero olvidó a Cristo. Él es la vida eterna. Si lo tengo a Él, tengo vida; si no lo tengo, estoy muerto aunque rebose salud, dinero y amor.

No reniego, en todo caso, del maldito bolero. Quisiera convertirlo en bendición. Quiero salud para gastarla en llevar a cabo las obras de Cristo. Quiero dinero para abrir caminos que me permitan anunciarlo en este mundo. Y quiero amor, amor a raudales, para transfigurarlo en el único Amor verdadero. Pero, aunque no tuviera ninguna de esas tres cosas, «quien a Dios tiene nada le falta».

(TP02X)