Donde vivas viviré

¡Es todo tan sencillo en Navidad! La teología nos proporciona las grandes palabras, los conceptos cargados de sentido, y nos anuncia que el Hijo de Dios se ha encarnado para redimirnos. Preguntamos al teólogo qué es la redención, y él nos explica la condición pecadora del hombre, la ineficacia de los sacrificios antiguos, y el poder del sacrificio redentor del Calvario. Y todo lo que nos dice el teólogo son verdades bien fundadas.

Pero si un niño me pregunta para qué ha venido el Niño Jesús a la tierra, le respondo: Ha venido para vivir contigo. ¿Tú quieres vivir con Él?

Les pregunta: «¿Qué buscáis?» Ellos le contestaron: «Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?». En estos días de Navidad, en los que todo es tan sencillo, este diálogo de Juan con el Maestro es inexcusable. Y cuando el cristiano, el niño, le pregunta a Jesús: «¿dónde vives?», la respuesta que brota del pesebre es: «Con María y José, en Nazaret».

Fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día. Abramos los ojos, contemplemos el Hogar de Nazaret, y quedémonos allí. ¿Por qué crecer? Seamos niños, no nos separemos de esa Sagrada Familia. No nos apetece salir de casa.

(0401)

“Misterios de Navidad

“Evangelio 2022