Desde dentro

¿Qué diferencia hay entre obedecer una señal de tráfico y darle un beso a tu madre?

Cuando obedeces una señal de tráfico, acomodas tu conducta a una norma escrita en un poste. Cuando das un beso a tu madre, haces lo que te sale del corazón.

Así es el paso de la Ley a la gracia. Mientras la Ley estaba escrita en tablas de piedra, la gracia opera desde dentro del corazón humano, enciende allí el amor a Dios, y no tiene el cristiano más que dejarse guiar por ese amor para alcanzar el cielo.

Es semejante a un grano de mostaza que un hombre toma y siembra en su huerto… Es semejante a la levadura que una mujer tomó y metió en tres medidas de harina.

El grano de mostaza actúa desde dentro de la tierra, y la levadura desde dentro de la masa. Del mismo modo, el cristiano se santifica desde dentro, cuando abre su corazón a la gracia. El Espíritu transforma el alma y la enamora de Cristo.

También los cristianos santifican el mundo desde dentro, cuando no tienen miedo a santificarse allí donde Dios los sembró, dentro de una sociedad que ha renegado de su Creador.

(TOP30M)