Define «Mesías»

La mitad de un 10 es un 5. Y, en los estudios, con un 5 se aprueba. Démosle un aprobado «raspado» a Simón Pedro, porque, de dos preguntas, acertó la primera y falló en la segunda.

La primera es ésta: ¿Quién decís que soy? Y, si hubiera sido la única, Pedro habría sacado un diez en toda regla. No se puede responder mejor: Tú eres el Mesías.

La segunda es ésta: «Comenta la frase: “El Hijo del hombre tiene que padecer mucho”». Y, allí, Simón se cayó con todo el equipo: Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. El reproche del Señor fue demoledor: ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!

Entre las dos preguntas, una pregunta intermedia habría sacado a la luz el error: «De acuerdo, soy el Mesías. Pero ¿qué significa “mesías” para ti?».

Entonces, Simón habría respondido como el mal ladrón, quien también apeló a Jesús como Mesías: «Mesías es el que viene a librarnos del sufrimiento, el que nos bajará de la cruz».

Aún no había entendido Pedro que el Mesías no vendría a bajarnos de la cruz, sino a subir Él a la Cruz, para llenar de vida eterna nuestros dolores.

(TOI06J)